HBO hace series malas

0

De un tiempo a esta parte oigo un montón lo de
“yo es que solo veo series de la HBO”, como nota de distinción para desmarcarse
de la chusma que disfruta con Brothers and SistersHow
I met your mother
 y
otros estupendos productos de esa tele estilo marca blanca de Carrefour. “¿Has
visto ya The Tudors?
¡Es magnífica! Si es que, todo lo que hace HBO…” Ante argumentos como estos,
donde lo que prima es la etiqueta, de poco sirve comentar que la serie
protagonizada por Jonathan Rhys Meyers es una pieza vintage que no merece tanto aspaviento, hecha
al rebufo de la estupenda Roma que, por cierto, sí emitió y produjo
HBO. En un alarde de concreción innecesario, le sueltas a tu interlocutor: “The Tudors no se emite en la HBO sino en el canal
Showtime”. Lo normal es que el pijo de la tele se te quede mirando, con todo el
odio del mundo, como si le hubieses arrancado el cocodrilo del polo.

 

Nadie es infalible. Terminemos con el axioma de que la HBO es el
Midas de la calidad en la tele: invito al respetable a que recuerde (vía
Youtube) aquella horterada llamada Lucky Louie, sitcom rancia y zafia donde las haya, que
sufrimos hace un par de veranos y cuya única cualidad era que solo duraba media
hora. Eso es mucho más de lo que puedo decir de The
No. 1 Ladies’ Detective Agency
: nada más y nada menos que 109
minutos de premiere secascó la más molona de las cadenas de Time Warner en la
noche del domingo 29 de marzo. Dirigida por Anthony Minghella (The English Patient),
producida por Sydney Pollack (Out
of Africa
) y escrita por Richard Curtis (Love Actually),
o sea, todo etiquetas de primera, esta nueva serie está inspirada en unas
novelas policiacas escritas por Alexander McCall Smith (no, yo tampoco sabía
quién era este señor hasta que vi la serie), un intelectual escocés que combina
con los otros tres como una pañoleta palestina con una camisa Burberry: es el
toque de mercadillo alternativo justo y necesario para ser supercool.

Y aún
así, The No. 1 Ladies’
Detective Agency
 no
pasa de ser una serie muy mala llena de buenas intenciones. Cuenta la historia de Precious Ramotswe, una
chica de Botsuana que decide usar la herencia de su padre para hacer algo de
provecho. En un país donde la esperanza de vida es cincuenta años y casi el 40%
de la población está infectada con el VIH, a Precious le podía haber dado por
montar una ONG pero no, ella cree que lo que los habitantes de Gaborone están
pidiendo a gritos es una agencia de detectives dirigida por una mujer. Contra
todo pronóstico le empiezan a llover casos: cornudas, desaparecidos, fraudes,
conflictos que igual podrían darse en Harlem, en Des Moines o en Alcorcón, y
que esta Jessica Fletcher africana resuelve porque sí, porque “las mujeres nos
fijamos en cosas a las que los hombres no dais importancia”… Siendo un procedural
drama
 (series tipo Cold
Case
, CSI Bones,
en las que se resuelve un caso por capítulo) The No. 1 Ladies’
Detective Agency
 se
queda con lo peor del género, lo superficial de sus personajes, y se olvida de
lo divertido, el procedure(procedimiento),
el desenredar la madeja. Empeñados en conseguir un amable alegato feminista
surge una fábula pueril tan aburrida que haría dar cabezadas al Oso de la Casa
Azul. Esta nueva serie es un manual de Educación para la Ciudadanía
trasnochado, donde lo único que brilla es la maravillosa sonrisa Jill Scott, su
protagonista; una deslumbrante dentadura que está tan fuera de lugar en un
poblado del sur de África como desubicada está The
No. 1 Ladies’ Detective Agency
 en
la HBO, a cuyo sello de calidad le luce este nuevo estreno como a un santo dos
pistolas.

The No. 1
Ladies’ Detective Agency
 se
emite todos los domingos a las 20.00 hora de la costa este de EE.UU. en HBO.

 
 

Leave A Reply