Cuando acaba la ficción

0

Cualquier historia sobre yonquis te parece una frivolidad una vez has visto “The corner”. El terrible relato de los McCullough cuenta la desintegración de una familia normal de Baltimore en la época más dura de la fallida guerra contra la droga en Estados Unidos. El padre débil, la madre tarambana, el adolescente rebelde, el niño pequeño a medio camino entre el testigo espantado y el cordero a punto del sacrificio. Amén del entorno podrido, los amigos, los parientes, los camellos, la policía, cada uno parte fundamental de un círculo vicioso perpetuo. Han pasado más de quince años desde que David Simon firmase su primera serie para televisión y, según las estadísticas, “The corner” sigue siendo representativa de la realidad más cruda de “la capital de la heroína”, una ciudad donde el diez por ciento de la población vive enganchada al caballo.

Todos los personajes de “The corner” están basados en personas reales a las que conoció Simon. Y hablo en pasado porque casi todos están muertos. Tuve ocasión de charlar con él hace poco sobre esas vidas que continuaron en pos de la jeringuilla y con las que él, que sigue viviendo en Baltimore, siguió cruzándose de cuando en cuando. Al alter ego del hijo mayor de los McCullough llegó a emplearle en el rodaje de una de sus series, intento vano de apuntalar el enésimo proceso de recuperación del muchacho. El drama de los McCullouh, sin embargo, trasciende los límites de Baltimore y las solapas del DVD. Son realidades asimiladas a nuestra vida y a nuestras ficciones. Una vez has visto “The corner”, ya no puedes ignorar al siguiente yonqui con el que te cruzas, en la calle, en una película, tratarás de imaginar quien era antes y cómo terminó siendo lo que es ahora.

REVISTA 21 JUNIO 2016

Leave A Reply