La paga

0

La actriz Robin Wright, que interpreta a la pérfida Claire Underwood de House of cards, consiguió hace unos meses que igualasen su salario al de su compañero de reparto, Kevin Spacey, alegando que en su serie ambos personajes son equivalentes. Los dos son igual de malvados y de manipuladores y se reparten a pachas, también, la ambición de poder que es lo que les motiva para levantarse por la mañana y ponerse guapísimos para dominar el mundo. Wright contaba que aprovechó un pico de popularidad de Claire para presionar a los productores y que lo hizo tirando de mortificación sin contemplaciones: “les tienes que avergonzar y que se sientan culpables”. Enfrentarles a algo tan sencillo como ¿Por qué cobro menos por el mismo trabajo?

Recientemente ha sido Emmy Rossum, Fiona en Shameless, la que ha reclamado no ya cobrar lo mismo que la otra persona en créditos con su misma categoría, William H. Macy, sino superar el sueldo de éste a cuenta de las siete temporadas que ella ha estado percibiendo de menos. La carrera de Emmy Rossum no ha sido demasiado brillante hasta llegar a Shameless y, por su parte, William H. Macy es un clásico contemporáneo (es el prota de Fargo, la peli, cofundador de la compañía de teatro de David Mamet y el doctor Morgenstern de Urgencias, por destacar tres cositas en una carrera inabarcable). Rossum no tenía, como Wright, un Forrest Gump ni una Princesa prometida para apuntalar sus negociaciones. Sin embargo, Emmy Rossum es la protagonista de Shameless y la serie en todos los sentidos descansa sobre sus hombros. Así que, con la cara colorada (más que rabia que de vergüenza, seguro) también a ella sus jefes le han ajustado los emolumentos. Aquí nadie da duros a pesetas. Si se lo han pagado, es porque lo vale.

02_FEBRERO 2017_2

Leave A Reply