Ficción inoportuna

0

The honourable woman tiene como protagonista a Nessa Stain, una empresaria judía que pretende reconvertir el fortunón que su familia logró con el comercio de armas en un negocio de fibra óptica que garantice líneas de comunicación en Palestina. Stein vio como un terrorista rajaba el cuello a su padre delante de sus ojos cuando era una niña y años después sufrió una brutal agresión durante una visita a Gaza. No obstante, su único objetivo en la vida es seguir buscando opciones de diálogo y vías de entendimiento. Una macabra casualidad hizo coincidir el estreno de esta serie el pasado verano con la terrible crisis desencadenada por el secuestro y asesinato de los tres jóvenes autoestopistas de Hebrón. Resultaba de mal gusto promocionar en exceso una ficción de estas características mientras las bombas llovían sobre la Franja, así que casi nadie escuchó lo que Nessa Stein tenía que decir. Pero, ¿es que hay acaso un momento apropiado para hablar de esto?

Lejos de reivindicaciones morales o vehemencias éticas, The honourable woman recurre a un apasionante híbrido de fábula y thiller para reflexionar sobre esta maraña de odio. Los Stein y sus acólitos, los miembros del servicio secreto, los suicidas fundamentalistas, todos son individuos vulgares sujetos a pulsiones humanas, miedos, tentaciones, necesidades, reivindicaciones legítimas o todo lo contrario. La serie no tiene nada claro cuál es su bando, con quién va, y de esta forma consigue una auténtica independencia narrativa. Muy pocas historias se atreven a abordar ciertos temas sin complejos, sin tomar parte y apostando. Muchas menos, además, son las que ofrecen a la vez una calidad incuestionable sin perderse en el discurso. Aquí no habrá vencedores ni vencidos, sólo un compás trepidante, mucho dolor y muchas mentiras, que a veces son la única ruta de acceso a la verdad.

03_FEBRERO_2015

Leave A Reply