Bulímicos de series en El País

0

 

El pasado
mes de agosto aparecí en este estupendo reportaje que Natalia Marcos (@cakivi) elaboró para El País sobre
el consumo compulsivo de series.
Mis confesiones de adicta seriéfila aparecieron también el Blog Quinta Temporada.
Pincha el la imagen para ir al reportaje
A
continuación trascribo el cuestionario propuesto por Natalia y mis respuestas: 

¿Te has dado algún atracón de
series? ¿En cuántas ocasiones? ¿Cuál es el que más recuerdas?
 Sí. En
numerosas ocasiones. La primera temporada de Veronica Mars: once
capítulos en una sola jornada.
¿Con qué series lo has hecho?
Con un
montón. La última ha sido Awake. Las clásicas, Los
Soprano, Six Feet Under, The Wire, The West Wing, Sex and the City
,
aguantan maratones incluso en repetición. He visto muchas series, demasiadas, del tirón, por
motivos de trabajo; algunas infumables. Como dato curioso, me gusta
ver Damages en poco tiempo: tengo la teoría de que así tolero
mejor sus trampas.
¿Cómo viste la serie? (descargada de
Internet, en DVD, en un maratón de la televisión…)
Algunas
descargadas, otras compradas. Sólo recuerdo haber seguido un maratón en emisión
cuando TVE dio la miniserie Desaparecida.
¿Fue algo previsto o surgió según
empezaste a ver capítulos?
Depende. Hay
veces que preparas la sesión: lo puedes hacer en plan sobrio o a tutiplén, con
acopio de golosinas de mucho azúcar, bebidas carbonatadas y gusanitos de esos
que te dejan los dedos naranja y que, como nos enseñó Liz Lemon, producen
falsos positivos en los tests de embarazo. Puede que, como te he comentado
antes, el atracón sea por curro: en ese caso si la serie es mala, aprovechas
para cocinar, planchar, pintarte las uñas, cualquier actividad productiva que
te haga sentir que no estás perdiendo el tiempo del todo.
¿Por qué lo hiciste? (era el tiempo
que tenías para verla, te enganchó mucho la serie y decidiste seguir…)
Cómo son las
cosas: he leído la pregunta e, inmediatamente, he asumido que había hecho algo
malo (“¿Por qué lo hiciste” suena taaaaan melodramático :o))
Hay veces que montas toda una liturgia: otras, simplemente, te
dejas llevar. Las dos se disfrutan. Luego está ese terrible domingo en el que
te tienes que tragar los diez episodios de Gravity porque
tienes que hablar de ellos al día siguiente. Y te quieres morir.
¿Repetirás? ¿Tienes previsto alguno
en el futuro?
 Claro.
Por obligación o por devoción, seguro que sí.
¿Qué es lo que necesita una persona
para darse un maratón de una serie? ¿De qué tiene que ir pertrechada?
Ganas,
prisas por acabar el curro o, en el caso de una serie como Cavemen,
por ejemplo, uno tiene que contar con una patología mental. Severa.
¿Crees que empieza a ser algo
habitual entre los amantes de las series? ¿Conoces a otras personas que también
hagan maratones de series?
Creo que
tiene que ver más con el tipo de persona que eres que con lo aficionado que
seas. A mí siempre me gustaron las novelas con muchas páginas y las películas
largas, así que ver capítulos de series acumulados no me parece una marcianada.
Conozco, sin embargo, a mucha gente que le encantan las series, que tiene un
aprecio genuino por ellas: las disfrutan, las estudian, las diseccionan con el
mismo entusiasmo que el más voraz engullidor de capítulos, pero nunca verían
más de dos episodios seguidos.
¿Qué series dirías que son las más
propicias a este tipo de maratones? ¿Encuentras alguna similitud entre ellas?
De nuevo,
depende de los gustos de cada persona. Yo Rubicón me la tragué
en dos acometidas. Me encantó: no me enteré de nada, pero me lo pasé pipa. Las
que acaban con pronunciados cliffhanger, claro, siempre te pican más, pero hay
otras veces en que la propia calidad de la serie te excita a seguir: The
Good Wife
 es un buen ejemplo.
Es cierto,
sin embargo, que los aficionados a según qué productos hacen más ruido que
otros. Normalmente tiene que ver con el universo friki, ciencia ficción,
comedias, y algunos productos y autores de culto, sean o no también mainstream.
Los seguidores de Fringe, Dr. Who, Big Bang Theory, Lost, los
Wedonianos más radicales, suelen alardear más que los demás de ver muchos
capítulos seguidos, varias veces además, hasta recitar diálogos de memoria.
(Ellos son los pioneros, además, del binomio internet&series, no sólo en lo
de las descargas, sobre todo me refiero a organizarse por foros o redes
sociales para comentar. Los demás somos meros advenedizos. Frikis wannabes). No
creo que esas series sean más adictivas, creo que la gente a la que le gusta
esas series es más dada a hacerse maratones.
¿Se vive y se recuerda más
intensamente una serie vista de esta forma?  ¿No puede llegar a ser
contraproducente ver del tirón una serie que está pensada para ser digerida
poco a poco? En definitiva, ¿qué ventajas y qué desventajas encuentras a los
maratones de series?
Creo que se
recuerda la experiencia; la serie la recordarás en función de lo que te haya
gustado o del día que tuvieras. Yo nunca he visto más de un capítulo seguido
de Dos hombres y medio y no podría decirte ninguna trama que
se me haya quedado grabada (¿no son todas la misma?). La ventaja es que, si
tienes varios capítulos acumulados, puedes dosificarlos a placer. Si te gusta
la serie, no creo que le prestes menos atención al episodio cinco que al dos.
Siempre ha habido ficciones interminables. Acuérdate de Novecento.
Y de La mirada de Ulises, que duraba el doble de los minutos que
tenía porque era de Angelopoulos.
¿Crees que son más adictivas las
series de ahora que las de antes?
Hay más
series buenas, el acceso (legal) es más fácil y, digan lo que digan algunos,
más barato de lo que nunca ha sido (no quiero acordarme de lo que pagué
aquellas Navidades cuando le compré a mi padre Yo, Claudio en
VHS. DOBLADA!!!!)
Desde tu punto de vista, ¿qué
diferencia a un adicto a las series del resto de personas?
Mujer,
adicto es una palabra fuerte que implica la ausencia de voluntad. Y una siempre
puede apagar la tele e irse al cine :0) Creo que las series han dejado hace
rato de ser patrimonio de “los que le gustan las series”. ¿Conoces a
alguien que no presuma de estar enganchado a una?

Leave A Reply