Sarah y Marcia

0

A fuerza de verla hacer de todo, nos hemos acostumbrado a que la actriz Sarah Paulson siempre esté ahí, aportando un extra de calidad a series y películas que rara vez cuentan con ella para la foto de cartel. Hace un par de semanas que terminó de emitirse en Estados Unidos “American Crime Story”, una nueva franquicia que en esta primera entrega reproduce lo que no se contó del circo judicial de O. J. Simpson. La serie mira con sorna casi todo lo relacionado con esta descabellada tropelía de la discriminación positiva y reserva el papel de heroína para Paulson, un tótem de dignidad y sensatez en mitad de un festival de corrupción y testosterona inconsciente.

Interpreta a Marcia Clark, la fiscal que (ejem, spoiler) perdió un caso imposible de perder. A Clark la humillaron de todas las formas imaginables, ridiculizaron su aspecto, cuestionaron sus responsabilidades como abogada, como madre. La serie acaba con el veredicto y puesta en libertad de Simpson, pero la vida de la fiscal continuó después de aquello. Renunció a ser abogada y se embolsó más de cuatro millones de dólares por contar su versión en un libro. Puede parecer un suculento premio de consolación, pero la serie se explaya en lo injusto que fue el proceso con ella. La retrata como la empollona responsable enfrentada un equipo follonero, los abogados de la defensa, que parapetan sin escrúpulo alguno al pasivo agresivo running back. El personaje es una hipnótica mezcla de convencionalidad y heroísmo que Sarah Paulson convierte en la mejor composición interpretativa en lo que llevamos de año. Los premios la llevan rondando un tiempo y muy mal se tiene que dar la cosa para que con “American Crime Story” no le caiga, por lo menos, su primer Emmy. Justicia para Paulson; justicia para Marcia.

REVISTA 21 MAYO 2016

Leave A Reply